Posmortenia

Planta urticante, onírogénica y pirófila, variedad pelágica de la familia de las tanatoides, la posmortenia crece a partir de las cenizas de los cadáveres arrojados al mar. Se han propuesto diversas teorías acerca de su aparición sobre los océanos de la Tierra, si bien la hipótesis que en la actualidad tiene más fuerza nos habla de un proceso de precipitado de neutrinos en combinación con las heces del krill.  Sea como fuere se conservan referencias a la presencia de posmortenias en tiempos y lugares tan diversos como la desembocadura del Ganges hace más de tres mil años o las costas de Escandinavia en los tiempos de Eric el Rojo.

Su fruto, de color amarillo intenso, se presenta siempre en un número impar de gajos que alternan sus propiedades a la hora de consumirlos, siempre de acuerdo al mismo patrón. Si el primero es urticante el segundo que se coma inducirá en el consumidor un profundo sopor poblado de densos sueños.  El picor que produce la posmortenia es de naturaleza moral y se manifiesta en forma de una comezón interna y desazonante que es imposible aplacar durante varios meses. Los sueños generados pueden ser de cualquier naturaleza, desde placenteros hasta terroríficos, pero remiten al cabo de ocho horas.

Es imposible saber si el primer gajo será urticante u onirogénico, aunque parece que los sueños llamados “impares”, por comenzar con el primer gajo, suelen ser más agradables que los “pares”, si bien las investigaciones que se han iniciado al respecto han sido suspendidas una y otra vez a causa de los numerosos frutos urticantes en el primer gajo que se encontraron. Dar de comer la fruta a animales de laboratorio no proporcionó efectos observables.

Su aspecto en superficie es similar al de los nenúfares del Nilo, si bien su color oscila entre el púrpura intenso y el negro. Esta última variedad, conocida como “Posmortenia enlutada” sólo se conoce por referencias poco creíbles de exploradores al Polo Norte. Las raíces son semejantes a las espinas de pescado, brillan en la oscuridad y se ramifican de acuerdo a patrones fractales. Se han registrado ejemplares de posmortenia con raíces de más de mil metros de longitud.

Las flores de la posmortenia se deshacen al contacto con el llanto. Las plantas mueren de forma súbita en medio de llamaradas de origen desconocido.

Anuncios

7 pensamientos en “Posmortenia

  1. Pingback: Posmortenia

  2. Pingback: klinews.com Posmortenia | Líquenes

  3. Esta serie tuya de flores siempre me recuerda a un gran libro de relatos de Mercè Rodoreda, Viatges i flors (Viajes y flores). No sé si lo conoces, pero hay algún tipo de conexión entre los dos estilos 🙂

    Voy a ver si encuentro alguno para enlazarte :*

      • Sí, porque el fragmento que enlazas es de un “viatge”. Aquí te copio un pedazo de una “flor” (traduzco libremente al castellano):

        Flor Andarina
        De dos cabezas gemelas, unidas por la parte de arriba, nace una flor de plata, trífida, estriada de azul, llena de nobleza. Las cabezas son los pies. Estos pies tienen las raíces cortas y no las hunden demasiado en la tierra: solo se apuntalan un poco. La Flor Andarina es caprichosa, vagabunda. Nunca va sola. No puede vivir sin compañía. Se desplaza en grupos.
        Les gusta el sol. Huyen de la sombra como de la peste y cuando andan parecen ánades. Si el lugar que han escogido para crecer les gusta, no pasa nada. Ahora bien, si por falta de agua la tierra se reseca en exceso, como les va la vida en ello, se van todas, pasito a pasito, hacia la acequia. Enseguida se hacen amigas del trébol apestoso. Duran un verano. Tan pronto están en el valle como en la ladera, junto a una cerca o en medio de un prado.
        En cuanto presienten el otoño se agrupan de seis en seis y secretean (…)

        Ya sé que no es lo mismo, pero no puedo evitar asociar los relatos 🙂 Un abrazo :*

      • ¡Qué bueno! No tenía ni idea de que existiera algo así aunque, por supuesto, tampoco aspiro a la originalidad absoluta. No soy tan ingenuo.

        Creo que lo mejor será que me mantenga alejado de Rodoreda mientras siga dándome por la botánica, no vaya a ser que caiga en el plagio inconsciente.

        Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s